Sería una pena que se marchitaran las plantas

Del 21 de enero al 25 de febrero

Llega a Barcelona Sería una pena que se marchitaran las plantas, una pieza sobre la ruptura de una relación amorosa. A través de los recuerdos la ex pareja intenta contar su historia en común con una estructura abierta que es única en cada función. ¿Qué pasa cuando alguien no logra acordarse del acotecimiento más importante de la relación con otra persona?

Una obra sobre los intentos de expresarnos y crear una historia que podamos contar y que podamos asumir. La estructura de la obra es abierta. Cada puesta en escena es diferente, los actores usan sus propios nombres, edad y biografía

En esta versión de Sería una pena que se marchitaran las plantas hablamos sobre la vida en Barcelona usando la experiencia de los actores que viven en esa ciudad. El autor de la obra es parte de cada puesta en escena e interactúa activamente con los actores y la audiencia con el fin de encontrar la mejor versión de la misma. ¡No te pierdas esta historia única que llega a la Sala Pangolí!

  • Dirección y dramaturgia: Ivor Martinic

  • Intérpretes: Júlia Ferré y Victorio D’Alessandro /Adria Escudero

  • Producción: T25

  • Traducción: Nikolina Zidek

  • Duración: 1h

 

Ir a Arriba